El sinhogarismo como fenómeno multicausal se materializa de muchas formas y es necesaria una atención en diferentes contextos para el éxito en su abordaje.

Estar en situación de calle o encontrase sin hogar es una realidad que afecta a más de 28.500 personas en territorio español, según los últimos datos del INE del 2022. El último censo realizado en la ciudad de Valencia ofreció un retrato de las personas que se encontraban pernoctando en calle y aquellas personas que estaban en un alojamiento de acogida temporal durante su realización en diciembre de 2021. Se contabilizaron un total de 754 personas, 352 en calle y 402 en recursos residenciales ofrecidos por diferentes entidades. Un esbozo de una realidad que se repite en muchas ciudades.

Para entender y abordar el sinhogarismo como una problemática, la mirada ha de ser más amplia. A nivel europeo, FEANTSA (Federación de entidades europeas que trabajan con personas sin hogar) ha desarrollado una tipología ETHOS de personas sin hogar y en situación de exclusión residencial, que viene a extender el concepto que tradicionalmente se tenía cuando se hablaba de una persona sin hogar. Con esta tipología se puede mejorar la organización y coherencia de las políticas de prevención y solución del problema que, visto las personas que abarca, va más allá de poner un techo sobre ellos.Esta tipología europea de sinhogarismo y exclusión residencial define 4 situaciones: Sin Techo, Sin Vivienda, Vivienda insegura y vivienda inadecuada.

Para las entidades sociales, nos ofrece un marco de actuación más amplio para poder ofrecer soluciones en las diferentes manifestaciones del sinhogarismo. Desde SJD Valencia, ofrecemos diversas soluciones para su abordaje, desde la prevención, la respuesta en situación de urgencia social y para cuando dormir en la calle es una realidad. Elproyecto de atención social en calle ETHOS 1” se ha concretado durante 2023, como respuesta para facilitar la atención directa a las personas sin hogar en situación de calle sobre todo para garantizar el acceso a conocer que recursos de atención sanitaria y social tienen a disposición para poder salir de la exclusión residencial. Se trabaja teniendo especial atención a personas con patologías de salud mental, con un equipo multidisciplinar de trabajo social, integración social y psicología.

El equipo de intervención identifica y localiza a aquellas personas que no pueden acceder a los recursos existentes, y que  se encuentran en calle para informar, orientar, asesorar y acompañar en el inicio de procesos de recuperación personal o de reducción de daños. La atención se realiza directamente a pie de calle y el equipo se traslada en bicicleta para poder acceder a las distintas localizaciones con personas que previamente han podido mapear e identificar. Estar en situación de calle, es la realidad más visible de la pobreza extrema y requiere de una mirada atenta, especializada y adaptada.

El proyecto constituye un primer eslabón para posibilitar que las personas puedan comenzar a activar mecanismos que contribuyan a mejorar su situación. La situación de pobreza que sufren las personas atendidas va más allá de una cuestión de necesidades, sino que radica en la falta de acceso a derechos esenciales. Ofrecer acompañamiento, información y asesoramiento que permita acceder a los mecanismos tanto propios de la entidad, como públicos y de otras entidades del tercer sector promueve en muchos casos el inicio de procesos de inclusión. Además ofrece la posibilidad de realizar un retrato de cuál es la realidad de la situación de calle en la ciudad de Valencia, pudiendo ofrecer a largo plazo respuestas más adaptadas a la misma.

Este proyecto es posible gracias a la financiación por la convocatoria autonómica de ayudas del IRPF para realizar programas de interés general para atender a fines de carácter social desarrollado por la Vicepresidencia y Conselleria de Igualdad y Políticas Inclusivas de las Generalitat de València.